Tu cable puede salvar vidas

Tu cable puede salvar vidas

¿Qué es la CPR?

La CPR (del inglés Construction Products Regulation) es un nuevo REGLAMENTO (Nº 305/2011) del Parlamento Europeo a través del cual se establecen condiciones armonizadas en toda la UE para la comercialización de productos de la construcción.

Si hablamos de seguridad en edificios públicos o de viviendas, detrás del origen de un porcentaje importante de incendios está como causa el cortocircuito o mal funcionamiento de un cable. Pero, además, en muchas ocasiones, los cables tienen también un efecto negativo para el desarrollo y propagación del fuego. Los revestimientos plásticos y los componentes aislantes han sido el material combustible perfecto para hacer crecer los incendios y que se propaguen por lugares ocultos, creando atmósferas tóxicas e irrespirables.

Para acabar con estos y otros riesgos que afectan al sector de la construcción, el próximo 1 de julio entra en vigor, de forma obligatoria, la nueva normativa CPR (Construction Products Regulation) que quedó activa en julio del pasado año en periodo transitorio. 

La reglamentación CPR tiene 3 grandes objetivos:

Conseguir una equiparación europea en todos los materiales utilizados en la construcción.

Garantizar una mayor seguridad frente al fuego

Aportar una mayor claridad y trazabilidad en los productos de construcción.

 

Todos los cables (de energía, control o comunicación) que se utilicen en edificios y obras de ingeniería civil quedan han de ajustarse a la normativa EN 50575 que regula los siguientes requisitos:

La reacción ante el fuego: cómo puede contribuir un cable, por descomposición de los materiales con que está fabricado, durante un incendio a la propagación del mismo.

La resistencia al fuego: La capacidad de un cable en mantener la continuidad del circuito eléctrico o de comunicación durante un siniestro por fuego.

Las emisiones de sustancias peligrosas que desprende y que pueden poner comprometer la vida, tanto de los usuarios del edificio, como de las fuerzas de seguridad que trabajen en su extinción.

Siguiendo las especificaciones de la normativa CPR, existen siete euroclases en materia de cables: Aca, B1ca, B2ca, Cca, Dca, Eca y Fca. La primera de ellas es la que tiene el rendimiento más elevado y Fca el más bajo cuanto a reacción al fuego. Y cada una de ellas está diseñada para una ubicación distinta del despliegue de fibra.

También existen criterios adicionales para las clases B a D, relativos a la opacidad del humo, la acidez y la caída de gotas o partículas inflamadas.

Asimismo, los cables fabricados según las directrices de la CPR deben incluir el marcado CE en todos los materiales fabricados de acuerdo con las directrices europeas, a través de la etiqueta que acompañará al producto.

Y por último, los proveedores de cable han de disponer de la Declaración de Prestaciones (DoP) en la que se identifica el producto, su uso previsto y la reacción ante el fuego.

La DoP facilita conocer la información de trazabilidad más relevante: el fabricante/proveedor, la identificación del cable, el sistema de evaluación utilizada, la norma aplicable, el organismo certificador y las prestaciones CPR del producto.

Los cables de KeyFibre 

Nuestros cables de fibra óptica cumplen de forma íntegra con todos los requerimientos que establece la normativa CPR y antes del 1 de julio estarán perfectamente identificados, tanto en la cubierta como en la etiqueta identificativa que acompaña a cada uno de los productos.

 

Web de la Comisión Europea (en inglés)

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *